lunes, 4 de abril de 2016

28 DÍAS - DAVID SAFIER

Varsovia, 1943. Mira, una chica de 16 años, sobrevive gracias al contrabando de alimentos en el gueto donde los nazis han recluido a los judíos. Su único objetivos es proteger a su madre y a su hermana pequeña. Cuando los habitantes del gueto empiezan a ser deportados a los campos de concentración, Mira se une a la Resistencia. En la mayor aventura que jamás ha vivido, consiguen hacer frente a las SS mucho más tiempo de lo imaginado. 28 días. 28 días en los que Mira debe decidir a quién pertenece su corazón: a Daniel, un chico que cuida de los niños huérfanos, o a Amos, un miembro de la Resistencia cuyo objetivo es matar a tantos nazis como pueda.
Este es otro de los libros que compré en mi breve excursión a Madrid y he tardado tanto en leerlo por la cantidad indigente de lecturas acumuladas que tenía (y aún queda alguna xD).
De David Safier solo había leído su mítico Maldito Karma, que tiene ese toque cómico que la distingue de las demás obras de su estilo. Al leer la sinopsis y ver que el libro era más trágico que cómico, dije, pues me gustaría ver que es capaz de hacer el autor. Y GUAU!
A mi los libros históricos sobre la Segunda Guerra Mundial me apasionan y más si como este tienen un trasfondo real por detrás. Aunque la historia de Mira y Amos es inventada, toda la historia por detrás sobre la Resistencia del Guetto de Varsovia es real. Como bien dice el autor, es como la película Titanic, aunque la relación entre los protagonistas es ficción, todo el trasfondo fue lo que ocurrió realmente. 
Como bien narra la sinopsis, la historia se centra en Mira, un contrabandista que lo único que quiere es mantener a salvo a su madre y a su hermana menor. En una situación donde estar vivo ya era un milagro, Mira debe aprender deprisa a sobrevivir. A pesar de que Mira no cree en ninguna religión, sus padres eran judíos, entonces es encerrada en el gran guetto que se creo en Varsovia. 
Vive en una minúscula habitación junto con una madre a punto de desfallecer y su hermana menor desnutrida. Mira intentará pasar alimentos a escondidas para poder quedarse una pequeña fracción y que le den el dinero necesario para alimentarse aunque sea mínimamente. 
A pesar de todo, Mira tiene un joven novio locamente enamorado de ella. Daniel, un huérfano judío, es el encargado de cuidar de los demás huérfanos. Es la persona más buena según Mira y el amor hacia sus "hermanos" es su mejor manera de demostrarlo. 
En una de las excursiones fuera del guetto, Mira casi es pillada. Que la descubran fuera significa o tortura o muerte. Y Mira teme por su vida.
Pero será salvada por un joven sin nombre que se hace pasar por su novio católico. Mira será incapaz de olvidar el beso que le salva la vida, a ella y a su família, pero no será hasta semanas después cuando sus caminos se vuelvan a cruzar.
Cuando la noticia de que van a mandar a todo la gente a los campos de concentración llega a oídos de Mira, está no sabe muy bien como ayudar a resistir. Sabe que pronto todo se pondrá feo y que no cuenta con la ayuda necesaria para sobrevivir. En un último intento por intentar no ser mandada a  una muerte segura, Mira acudirá a pedir ayuda a su hermano. Un hermano del que hacía tiempo no sabía nada porque se hizo policía dentro del guetto y para impresionar a los nazis, acababan ellos mismos con muchos judíos. 
En un amago de desesperación, Mira va a suplicarle clemencia. Cuando ya creía que no iba a conseguir nada, su hermano decide ayudar a su antigua familia. 
Ese arreglo no durará mucho y pronto Mira se verá en la situación de tener que esconderse junto a su madre y su hermana en un pequeño armario detrás de una alcena en una cocina de otra casa para poder intentar vivir. Pronto se le unirá una amiga de Mira, a la que todos creían muerta. 
Pero una vez más, esa estratagema no servirá de nada, y para intentar que su hermana viva, Mira se entrega voluntariamente a los miles de judíos que van a ser llevados a cualquier campo de exterminio. 
Cuando ya estaba diciendo adiós a este mundo, Mira se encuentra por tercera vez con Amos (el joven que le ayuda con el beso). Este, disfrazado para que no lo maten, busca a uno de sus camaradas de la resitencia. No lo encuentra, y en un acto de misericordia le salva la vida a ella. 
Mira, cuando vuelve a su viejo armario donde estaba su familia, las ve a las tres muertas. Tiradas en su propia sangre. Y entonces es cuando decide unirse por fin a la resitencia.
A través de una serie de episodios, el amor entre Mira y Amos crece y florece. Daniel queda en un segundo plano a pesar de que poco después vuelva a dar señales de vida.
Pero la relación entre los protagonistas es ya muy fuerte. Han pasado por mucho juntos. Como bien cuentan los libros de historia, esta resistencia, la de Varsovia, estuvo vigente durante 28 días. 28 días donde mandaban ellos y no los nazis. Donde había esperanzas por vivir.
Fue una de las resistencias que más duró. Más incluso que la francesa. 

Lo que más me gusta de el libro es que muestra a unos judíos fuertes, luchadores. En la mayoría de películas existentes sobre el tema, se muestra a unos judíos resignados y dóciles. Que hacen todo lo que se les manda. Y no todo fue así. Está claro que frente a lo que les hacían tenías que hacer cualquier cosa para vivir, pero aún así, habían grupos que se alzaban. Grupos que a pesar de saber que seguramente morirían, luchaban por una causa común. No querían ser vistos como personas que se rendían fácilmente. Querían la libertad de su pueblo. Ese coraje que plasma el libro es lo más bonito que tiene. La fuerza de los personajes que les une, les une para llevar a cabo su trabajo.
La mayoría eran jóvenes, algunos sin haber tocado un arma en su vida. Pero pronto aprenden que o matas o te matan. 
Está claro que la violencia no lleva a ningún sitio y la opinión es libre. Pero para mí es importante pensar que a pesar de todas las barbaridades que se hicieron, todavía habían luchadores que no se rendían y luchaban por su vida, por su pueblo y por su religión. 

Esta historia en particular acaba bien, no os voy a mentir. A pesar de las muertes de personas cercanas a los protagonista, ambos consiguen sobrevivir. Deja un final bastante abierto con respecto a que hacen a partir de ese momento. Pero lo importante es que sobreviven. 
Otra cosa también preciosa del libro es la manera que tiene la protagonista de "conectar" con su hermana. Su hermana Hannah era una narradora nata de historias. Y a partir de la última que comparten, Mira irá pensando en ella continuando su historia. 
No sé, pensaba que sería de otra forma por la forma de escribir del autor, pero la verdad es que me ha gustado mucho. Es una de mis sorpresas del año. 
5/5

2 comentarios :

  1. No he leído nada de este autor, pero no me corre prisa.
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Aunque el libro tiene algo que me resulta interesante, no creo que lo lea de momento.
    Excelente reseña.
    ¡Nos leemos! :-)

    ResponderEliminar