martes, 18 de julio de 2017

THE ARRANGEMENT (SERIE)


Buenos días, buenas tardes o buenas noches (depende de donde y cuando me leáis). Os hablo desde lo más profundo de mi parón lector. Ya van dos meses y suma y sigue. Pero bueno, como ya tengo alguna cosita para comentar, creo yo que ya va siendo hora de volver. Que cualquiera diría que yo antes subía entradas regularmente.
Por lo menos, espero que estéis pasando unas buenas vacaciones y si por desgracia, todavía no os han llegado, espero que sea pronto y os cundan. Yo la verdad no tengo excusa. Llevo casi dos meses de vacaciones. Y creo que hago todavía menos que cuando tenía 0 tiempo. Pero bueno, toda mi energía iba dirigida al viaje de mi vida que por suerte pude realizar el mes pasado (una semana entera en Edimburgo) y ahora que ya ha pasado creo que ya me centraré un poco.

Hoy vengo a hablaros de la que, sin ninguna duda, (para mí) es la mayor cagada en el mundo de las series. Quién me conoce, sabe que odiar odio pocas series. Me pueden gustar más o menos, pero no hay muchas que haya decidido dejar de ver porque verdaderamente "no me gustasen". Pero madre de Dios todopoderoso. Vaya fuerza de voluntad he tenido para acabarme los 10 capítulos enteros. Y todo para poder hacer una reseña con fundamentos y no sólo hablando mal sin haberla acabado.
Según la versión oficial, es como una adaptación moderna y dramática de la Cenicienta. Muchos otros lo comparan con la vida de Tom Cruise. Pero bueno, para mí, no es más que un popurrí entre Famous in love, 50 sombras de Grey y, siendo un poco macabra, The invitation. 
Si tuviese que resumir la serie en tres palabras que la describan sería: secta, famoseo y mucha tontería. 
Os meto en situación:
Megan es una camarera/actriz que consigue la increíble oportunidad de realizar un casting para la última película de la gran estrella del cine Kyle West (los que hayáis visto Famous in love pues esto os sonará un poquito). Que bonita casualidad que cuando están viendo las audiciones, aparece Kyle y pues le gusta la chavala y pide que pase a las audiciones con él. Total, que ella no está muy feliz porque ha roto con su zagal, pero bueno, cuando su agente le cuenta la noticia no puede negar que ya se ve como la nueva estrella de HollywoodTotal, que allí va ella tan formalita al casting. Lo borda, hace el papel de su vida. Y claro, enamora al chico. Y al salir, pues lo típico. Kyle primero la invita a comer tacos de pescado (deliciosos, por cierto) y luego la lleva a México. Quién no tiene una primera cita igual a esa? Con su jet privado y su noche loca de pasión en un hotel en la costa mexicana. Todo muy normal y creíble. Pero las cosas no quedan ahí. Porque quedarse aquí es de ilusos. Resulta, que a los pocos días, llega un contrato muy peculiar a la mesa de la agente de Megan (se acerca la parte muy 50 sombras). Y es que no es nada más y nada menos que un contrato para un futuro matrimonio! El chaval se está comprometiendo a acabar casándose con ella (con futuros contratos a parte si tienen hijos) si a cambio ella hace el papelón perfecto de novia perfecta para no manchar la reputación de él. ¿Por qué? Os preguntaréis. Muy fácil y lógico amigos míos. Porque tanto él como su mejor amigo (quién la dirige) están metidos en un puñetera secta! Perdón, en el Instituto para la Auto Superación . Impresionados, verdad? Una trama bien chula eeh. Pero vamos a ver, vamos a ver. En que momento alguien piensa que una serie con esta trama por en medio puede triunfar. 
Y claro, pues ella acepta. No la culpéis amigos, el trato era una oferta que no podía rechazar. Y claro, os pensáis que las cosas se iban a quedar aquí, verdad? Que incrédulos. Hay desnudos, hay terceras personas, hay drama, mucho drama (demasiado drama), hay escándalos del pasado de ella, hay acosadores, pedida de mano y secuestro incluido. Y nada de eso es capaz de hacerte empatizar con absolutamente ningún personaje. 

Que sí, él es mono y tiene buen cuerpo. Y ella tiene un estilazo que muchas ya querrían. Pero para de contar. La trama es ñoña, rara y superficial. Muestra un amor que no es amor y una realidad que no corresponde con la de nadie. Lo único que me hacía continuar era ver si más adelante se hacía un poco más real y conexa, pero nada. Os lo digo de verdad, en los diez capítulos que dura la primera temporada, lo único potable (que no bueno), son los últimos 5 minutos del último episodio. Y para de contar. 

Que digo primera temporada, porque esa es otra. Que he leído que ya tienen cerrada una segunda para 2018. Me explicáis porque cancelan series como Forever o Sense8 y luego alargan cosas como esta? Que sí, que el final lo dejan a huevo para introducir otra temporada y que por lo que dejan intuir puede que sea más interesante... pero porque? No es necesario. Corta. 

Pero bueno, no voy a decir nada más. No vaya a ser que a alguien os haya gustado y todavía me peguéis por ser tan borde. Lo dicho, un desperdicio de tiempo malgastado y ojalá no me de el venazo de ver la segunda temporada en su día. 
Espero estar un poco más activa estos meses de tranquilidad y por favor, dejar algún comentario para saber que todavía estáis ahí y no os he ahuyentado con mi ausencia. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario